miércoles, 21 de diciembre de 2011

Capítulo 4: Alice Crystaline The Wolf

La verdad era que a pesar de lo que había visto en el castillo, no me había asustado tanto como el ver Alice con su espada, un montón de armas y sus ojos que me miraban de una forma que no podía explicar. Cuando me recobré de esa especie de Shock, me atreví a hablarle a Alice...
Yo: (Nerviosa) Entonces, te llamas, Alice...
Alice: Claro Amy Rose....¿O me equivoco con tu nombre?
Yo: Claro que no, pero, ¿Como es que lo sabes?
Alice: (Riendo) Esa información es clasificada.
Yo: Jejeje ok.
Alice guardó la espada en su funda y bajó las escaleras, entonces me le acerqué y no pude resistir la tentación de mirar de nuevo su símbolo que tenía en la mano, entonces me descubrió y yo miré hacia otro lado...
Alice: (Tocando su marca) Es un Candado Celta, estos símbolos los otorgaban los Druídas o sacerdotes-magos celtas, cuando se había aprendido una lección, para empezar a partir de este aprendizaje y no cometer los mismos errores, son algo así como trofeos de pruebas superadas en la batalla personal que sellan las diferentes etapas.
Yo: (Asombrada) Vaya...¿Y que lección aprendiste?
Alice: (Tocando mi cabeza) Te sorprenderías si te lo dijera.
En cuanto la quitó, me dijo que no había problema, que yo estaba en buen estado, en eso, se puso a caminar hacia una puerta de color negra, Sonic la alcanzó y tomó su hombro.
Sonic: Ehm, Alice, verás, Amy se perdió así que yo no...
Alice: Comprendo, solo se quedará hoy, ni más ni menos ¿Entiendes?
Sonic: Claro Alice, solo será por hoy.
Alice: (Susurrándole) No porque te hayas enamorado a primera vista de ella quiere decir que cambie de opinión.
Sonic: (Sonrojado) ¿De que h-hablas? ¿Yo Enam-m-morado? ¡Tú estás loca!
Alice: (Siguiendo su camino) Ja, si como tu digas, bueno, ya sabes, se queda en el cuarto de huéspedes.
En cuanto Alice se fue, Sonic se me acercó.
Sonic: Ven conmigo, te enseñaré en donde te quedarás.
Yo: Oh, bueno.
Sonic empezó a subir las escaleras, yo lo seguí por detrás, entonces de repente vi que una bola de fuego se acercaba hacia mí, en cuento estuvo a punto de darme en la cara...Una perrita de color amarilla con una playera azul y una falda de mezclilla la atrapó con un guante de béisbol...
(Eso estuvo DEMASIADO cerca U.U)
La perrita amarilla: ¡La tengo Zann!
(¿¿Zann?? ¿Quién demonios es Zann? o_O)
Luego la perrita volteó a verme, miró su guante con la bola de fuego y lo escondió en su espalda.
Raven: Ehm...yo lo siento, pensé que no había nadie...que no conociera el lugar, me llamo Raven Pryde The Dog, aunque puedes decirme: "Ravy"
Yo: Un placer Raven, ahora... me puedes explicar...¿A que se juega?
Raven: Al Beísbol Elemental, ¿Quieres jugar conmigo y Zann?
Yo: No gracias Ravy, estoy algo cansada y confundida, será otro día ¿Ok?
Raven: Oh bueno...Tú te lo pierdes (Tomando la bola con la otra mano y lanzándola lejos) ¡¡¡Atrápala Zann!!!
Sonic y yo seguimos nuestro camino escaleras arriba, después de ver más y más cuadros y armas...Llegamos a un cuarto con la puerta gris, Sonic me abrió la puerta y al entrar, lo único que vi fue una cama, un tocador y una ventana color gris y gris oscuro, entonces Sonic me arrancó un pelo de mi cabello.
Yo: (Tocando mi cabello) ¡Auch! ¿Porque hiciste eso?
Sonic: Espera...(Metiendo mi pelo en un compartimiento secreto que estaba en la pared)
Entonces todo el cuarto se llenó de todas las cosas que había en mi habitación, los grises se esfumaron y quedaron solamente rojos vivos y rosas pastel.
Sonic: (Asombrado) Vaya, con que, así es la habitación de tus sueños...
Yo: (Más asombrada) Pero...¿como es que esto se volvió realidad?
Sonic: Dale gracias a la tecnología de Zann, y también a los conocimientos de Alice, ahora, debes descansar, has tenido un día muy fuerte, pero mañana, verás que todo estará bien.
Miré a Sonic, sonreía de una manera tan pícara, yo solo le regresé la sonrisa y me senté en la cama, miré hacia la ventana...La luna brillaba como jamás la había visto, Sonic se acercó hacia mí y se sentó a un lado mío.
Sonic: ¿Pasa algo?
Yo: Antes de que Metal Sonic me capturase...
En ese momento miré a Sonic enojada.
Sonic: Escucha Amy, ya es muy tarde para responder a todas tus dudas, descansa y mañana Alice y yo responderemos a todo lo que nos preguntes, ¿De acuerdo?
Yo: Pues...sí, de acuerdo, será hasta mañana.
Sonic me guiñó el ojo, salió del cuarto y cerró la puerta, yo apagué la luz y me acomodé en la cama, estaba caliente y suave, justamente como a mí gustaba. Comencé a cerrar mis ojos, y justo cuando me quedé profundamente dormida...Dos siluetas se pusieron justo enfrente de la luna, entonces se escucharon dos fuertes aullidos...

2 comentarios: